Sucre: Hogares y centros de acogida extreman esfuerzos para clases a distancia

Sucre: Hogares y centros de acogida extreman esfuerzos para clases a distancia

Las clases a distancia se convirtieron en un desafío para los responsables y estudiantes de los centros de acogida e internados de Sucre. La falta de computadoras o equipos móviles se siente en esos lugares y dificulta el normal desarrollo del proceso de enseñanza en plena pandemia del coronavirus.

CORREO DEL SUR llegó hasta el Internado Alemán Femenino “San José” del barrio Poconas, se entrevistó con los responsables del Hogar Oqharikuna y de los cinco centros de acogida administrados por el Servicio Departamental de Gestión Social (Sedeges), dependiente de la Gobernación de Chuquisaca.

En todos ellos, la situación es casi la misma: no cuentan con equipos suficientes y se las arreglan con lo que tienen.

Para muestra un botón. El internado cuenta con tres computadoras, dos de escritorio y una portátil, además de siete celulares que se comparten entre 45 estudiantes del nivel escolar y universitario.

En reiteradas oportunidades, algunos “sacrificaron” sus clases para permitir que el resto ingrese a las suyas.

“Ayer nomas tuve que decirle a la profesora de segundo ‘lo siento, pero tenemos que cortar y tal vez podemos continuar con una videollamada’. El otro grupo de primero ya estaba esperando”, comenta la hermana Verónica Mendoza, responsable de educación del internado.

Las universitarias y algunas adolecentes de secundaria que tienen familia ampliada lograron conseguir dispositivos propios, pero son pocos, mientras que las niñas del nivel inicial y primario, se ordenan frente a una pantalla que se adaptó en una sala para conectarse a las plataformas virtuales.

La situación es casi similar en el Hogar Oqharikuna; 17 estudiantes (primaria y secundaria) utilizan nueve computadoras y una tablet, todos bajo la estricta vigilancia de los responsables.

“La verdad que no es suficiente; lo óptimo sería que cada uno tenga su computadora, pero por la situación deben de compartir una entre tres estudiantes”, dijo el representante legal de la institución, Gonzalo Miranda.

Ni siquiera los centros de acogida y de reintegración de administración pública pudieron garantizar la educación individualizada; los estudiantes también se organizan en grupos para asistir a sus clases.

Ninfa Fernández, jefa de la Unidad de Asistencia Social y Familia del Sedeges, informó que cuentan con el servicio de internet y se adquirió equipos de computación e impresoras para la educación de los alumnos, pero al parecer no es suficiente.

En el Centro de Acogida Nazaret, nueve niños comparten cuatro laptops; en el Hogar Sucre, 12 pequeños trabajan con seis computadoras; en el Centro Calor de Hogar, 18 se distribuyen el uso de siete equipos, mientras que, en el Centro Solidaridad, 25 adolescentes con responsabilidad penal comparten seis laptops y en el Centro Guadalupe, que alberga a cinco adolescentes (mujeres) con responsabilidad penal, trabajan con seis equipos.

FUENTE: Correo del sur
https://correodelsur.com/local/20210318_sucre-hogares-y-centros-de-acogida-extreman-esfuerzos-para-clases-a-distancia.html