En Tupiza, 400 alumnos se quedan sin colegio por líos de derecho propietario

En Tupiza, 400 alumnos se quedan sin colegio por líos de derecho propietario

Héctor Valdiviezo es el heredero del predio que fue ocupado hace más de 60 años por las unidades educativas Dr. Enrique Baldivieso y la unidad Técnico Humanístico Dr. Jaime Mendoza.

En Tupiza, provincia Sud Chichas del departamento de Potosí, al menos 400 estudiantes de áreas técnicas y del sistema nocturno fueron desalojados de sus unidades educativas por líos de derecho propietario del predio sobre el que se levantan sus escuelas.

Pese a que el Técnico Humanístico Dr. Jaime Mendoza y el colegio Dr. Enrique Baldivieso funcionan en esos terrenos desde hace más de 60 años, el fallo de un proceso hereditario favoreció a Héctor Valdiviezo, al reconocerlo como heredero y propietario del predio escolar, por lo que se procedió al desalojo de los estudiantes y maestros, que pasaban clases semipresenciales.

Los padres de familia y alumnos están desde hace más de 20 días en vigilia en las afueras del edificio, a la espera de una solución que les devuelva los ambientes de sus centros educativos. La persona que reclama el derecho propietario plantea el pago de alquileres o la compra de los terrenos para saldar el asunto.

«Los estudiantes fueron fuertemente golpeados, uno por la pandemia, y ahora están sin una infraestructura escolar. Muchos jóvenes no tienen acceso a la tecnología y no pueden acceder a la modalidad virtual, y ahora ni a las clases semipresenciales. Es un momento muy triste para estos jóvenes que trabajan. Este desalojo está coartando su derecho a la educación», declaró la directora de la unidad educativa Dr. Enrique Baldivieso, Gloria Tapia.

El director del Técnico Humanístico Dr. Jaime Mendoza, Juan Cliver Apaza, también lamentó la situación que atraviesan los estudiantes y profesores de las unidades educativas que funcionaban en los terrenos en litigio.

«Todo lo que se encuentra dentro la unidad fue adquirido con el sacrificio de padres de familia y profesores. Tenemos más de 7.000 dólares invertidos en la unidad, sólo en el último tiempo, y que ahora se encuentran bajo llave y en poder del señor (Valdivieso)», señaló.

Pago de alquiler o compra de los predios

Héctor Valdiviezo aseguró que la disputa legal por los terrenos tiene varios años de proceso y que en todo ese tiempo nunca se presentaron pruebas que demuestren que él no es el dueño por herencia. Agregó que la única manera de devolver los ambientes a la educación es por el pago de alquileres o la compra de los predios.

«Son dos formas de que Alcaldía pueda tener el edificio: la compra o siguen alquilando, a eso nunca mi padre se ha opuesto, menos todavía ante una expropiación (…) Han habido dos expropiaciones que se han aprobado, pero las han dejado pasar, así se han vencido, no hay interés cuando salen estas situaciones legales», declaró a Página Siete Digital.

Valdiviezo afirmó que la vigilia que llevan a cabo los padres de familia y estudiantes no se hace en las puertas del inmueble, sino dentro de las instalaciones, lo que considera un «allanamiento» de sus terrenos.

Del Banco Minero a los ambientes escolares

En la década de los 50 del siglo pasado, el desaparecido Banco Minero operó por varios años en los predios de propiedad de Hernán Valdiviezo, padre de Héctor, quien hoy reclama su derecho propietario.

Al cabo de un tiempo el banco construyó sus propias instalaciones y se trasladó. Fue así que esos ambientes quedaron en el abandono y, ante la necesidad de tener un centro educativo, fue ocupado por maestros y estudiantes.

El exestudiante y exintegrante de La Federación de Estudiantes de Secundaria de Tupiza Jaime Arratia comentó que al tomar conocimiento de la existencia de un inmueble grande y abandonado, a finales de 1957 decidieron ocupar las instalaciones para la creación de una unidad educativa nocturna.

En ese inmueble comenzó a funcionar el centro educativo destinado a adolescentes de escasos recursos que precisaban trabajar durante el día y estudiar en las noches.

Después se inauguró la segunda unidad educativa diurna, ambas, desde hace más de medio siglo, abrieron sus puertas para la educación de los niños y adolescentes que ahora no tienen dónde pasar clases.

FUENTE: Página Siete
https://www.paginasiete.bo/sociedad/2021/5/13/en-tupiza-400-alumnos-se-quedan-sin-colegio-por-lios-de-derecho-propietario-294795.html