Bono escolar alivia gastos de alimentación, remedios e internet a familias cruceñas

Bono escolar alivia gastos de alimentación, remedios e internet a familias cruceñas

El Bono Escolar que se paga desde ayer en el municipio capitalino fue bien recibido por los padres de familia durante el inicio de la entrega. La ayuda económica, de Bs 350, viene a aliviar las necesidades de muchas familias, que destinarán los recursos especialmente a la compra de víveres, remedios y al pago de internet para las clases virtuales.

El bono, que beneficiará a más de 253.800 estudiantes de los niveles inicial y primaria, comenzó a entregarse a los alumnos del distrito educativo 4, que comprende los distritos municipales 8, 12, 13 y 14, que deberán cobrar hasta el 28 de septiembre.

La entrega del bono se inició en medio de una gran expectativa de los padres de familia que madrugaron hasta las agencias del Banco Unión para retirar el beneficio. Durante toda la jornada se registró una gran afluencia en las sucursales de la entidad financiera.

Marlene Aguilera no pasó la noche en las puertas del banco, pero llegó a la fila a las 7:00 para cobrar los Bs 350 de su hija de cuarto de primaria, que los usará para comprar víveres y algo de material escolar. “Servirá más que todo para comprar víveres y algo que falte para el colegio”, sostuvo.

En el colegio de su hija están pasando clases de forma semipresencial, por lo que acuden al aula dos veces a la semana.

“No tenemos wifi y tenemos que comprar megas cuando tiene que pasar clases virtuales y hay que tener plata para eso, pero igual se corta la señal, a veces no se puede entrar, no se escucha bien, es decir que siempre hay problemas, por eso prefiero mil veces que vaya al colegio “, manifestó Marlene.

En las filas había personas con sus hijos, incluso con bebés. Desde el noveno anillo y avenida Arroyito acudió Araceli Medina con su hija de cuatro meses para cobrar los bonos de dos de sus hijos, de 7 y 5 años de edad. “Estoy necesitando para pagar la mensualidad de mi hijo de kínder y el resto lo voy a usar para comprarle algo y también para víveres”.

No había cobrado los bonos, pero ya tenía distribuido el dinero. “Servirá para comprar tarjetas telefónicas para los megas porque se gasta mucho en internet para las clases virtuales. Lo que quede servirá para comprar víveres”, manifestó Elena Laime, que desde las 7:00 estuvo haciendo fila en la agencia de la av. Irala buscando retirar los Bs 700 que le corresponde por sus hijos de tercero y sexto grado.

La mujer es madre soltera y sostiene a su familia vendiendo “lo que puede”, especialmente comida y refrescos.

En el lugar también estaba Julio Sánchez que pretendía cobrar el bono de su hijo, que está en segundo grado. “Necesito para comprar medicamentos y lo que sobre para comprar megas para las clases virtuales”, dijo este hombre, quien asegura que su sueldo de sereno no le alcanza para pagar servicio de wifi, por lo que debe comprar megas cada vez que su niño pasa clases virtuales.

Jeanine Sánchez Vedia fue la primera en recibir el bono en la agencia del Plan Tres Mil. “Para ser la número uno tuve que hacer fila desde las 10:00 de ayer (martes), para cobrar los bonos de sus hijos de segundo y cuarto de primaria. “Esto servirá para comprar alimentos, leche y lo que necesitan”, enfatizó.
Algunas familias también lo usarán para comprar celulares para las clases virtuales.

“Es una ayuda para nosotros que realmente lo necesitamos. Voy a comprar un teléfono a lo que alcance, porque mi hijo necesita para pasar clases. Somos gente humilde y no nos alcanza para comprar un teléfono”, recalcó Martha Céspedes.

La familia debe acudir a prestar el celular de su vecina del barrio 8 de Septiembre para que el niño pase clases virtuales.

Algunas familias cobran el beneficio para cuatro hijos, lo que permite comprar algo para el hogar. “Voy a comprar víveres para mis hijos y también para sus útiles, la verdad que es de mucha ayuda, pero las clases virtuales no son lo mismo que las presenciales”, dijo Marbely Guzmán que acudió ayer a cobrar el bono de cuatro de sus hijos.

Los problemas

El pago del Bono Escolar se inició con algunos problemas. “Es lamentable. He estado toda la noche fuera del banco, pero el nombre de mi hijo no aparece en el registro”, reclamó Rogelio Chávez, un padre de familia que aguardaba expectante el cobro del bono por sus cuatro hijos.

Chávez asegura que entregó los formularios que le solicitaron desde el propio colegio para poder acceder al incentivo, pero sus hijos no estaban en el registro habilitado.

Chávez tiene sus hijos inscritos en el colegio Claudina Thévenet y asegura que otros padres de familia del mismo centro educativo se han visto en el mismo problema.

En las puertas de la misma entidad bancaria se encontraba Jimena, quien tampoco pudo acceder al beneficio. Sus hijos estudian en el colegio 23 de Marzo, ubicado en el Plan 3.000.

Para dar mayor facilidad, el municipio desplegó personal en la parte externa de las diferentes sucursales, para que puedan brindar información y orientación a las personas. Lo que más duda generó durante el primer día del pago fue el listado de colegios habilitados. El personal de la Alcaldía entregó volantes con información de las unidades educativas habilitadas.

El alcalde Jhonny Fernández destacó que este beneficio demanda casi Bs 90 millones y pidió a los padres de familia que lo inviertan en la alimentación y beneficio de sus hijos. “Ese presupuesto de la Alcaldía tiene que volver a la gente, estamos haciendo posible esta promesa electoral”, recalcó Fernández.

FUENTE: EL DEBER
https://eldeber.com.bo/edicion-impresa/bono-escolar-alivia-gastos-de-alimentacion-remedios-e-internet-a-familias-crucenas_246472